Single Blog Title

This is a single blog caption
7
Jul

¿Nos aterra la tecnología?

¿Nos aterra la tecnología hoy en día?

En contadas ocasiones hemos escuchado la expresión “nada es como antes”, refiriendo a que todo tiempo pasado ha sido mejor. Experiencias y aprendizaje van de la mano con todos los acontecimientos que en algún momento de nuestra vida ocurrieron.

El pasado, la forma de hacer las cosas “de la manera de siempre” lo que realmente nos brinda es seguridad, pues es bastante lógico; Lo que ya conocemos, lo que es familiar para cada uno de nosotros, tiende a ser de nuestro dominio total.

Pero ¿Qué ocurre cuando las cosas cambian, se transforman y/o evolucionan? ¿Qué pasa cuando estos cambios se presentan en la parte más esencial de nuestra vida cotidiana? La respuesta es igual de sencilla y lógica que lo comentado anteriormente, nos asustamos, perdemos ese dominio y conocimiento de lo que enfrentamos, optando así, por no arriesgarnos y seguir manteniendonos seguros.

Esta es la esencia de resistirnos al cambio. El cual día a día comienza a parecer una opción cada vez menos viable. Para todos aquellos que hemos crecido en el siglo XX, la irrupción de la tecnología a nuestras vidas ha sido de una manera revolucionaria. Hemos tenido poco tiempo de adaptación y una educación y formación en la que hacer las cosas de la “manera de siempre” es la opción correcta.

Con las tecnologías de la información, el Internet de las cosas, las aplicaciones móviles, y un largo etcétera, nuestro día a día comienza a verse obligado a mutar, cambiar, nos lleva a la adaptación. Hoy en día las cosas más comunes comienzan a inmiscuir algún dispositivo móvil, es más, algunas no pueden ser funcionales sin el apoyo de la tecnología.

A través de esta revolucionaria corriente tecnológica lo más básico de nuestra rutina diaria comienza a transformarse. Un claro ejemplo son los miles de servicios que hoy en día podemos encontrar a través de Internet. Comenzamos a comprar las entradas a nuestra función de cine favorita a través de aplicaciones, hacemos reservaciones o pedidos a nuestra cadena restaurantera de elección, antes de llegar al sitio físico, escuchamos música sin necesidad de tener un disco compacto, leemos las noticias del país y del mundo, a través de las siete pulgadas, que en promedio, tienen los teléfonos inteligentes.

Pero esto no tiene por qué asustarnos, pues, la tecnología facilita nuestra vida. ¿Por qué no permitir la ayuda de este intangible aliado? Por miedo, miedo a no saber utilizar las herramientas, a quedarnos con el pensamiento retrograda de que “nada es seguro en Internet” por el pánico de no entender un mundo nuevo.

Pero solo piensa, si hoy puedes realizar una compra en segundos que antes te llevaría varias horas del día gracias a la tecnología, cuánto tiempo, dinero, esfuerzo y más, podrías ahorrarte cambiando al proceso de generar una factura electrónica.

Nada es mejor o peor, sencillamente todo es distinto, la funcionalidad, la misma. La tecnología es un aliado que puede apoyarnos en facilitar y optimizar procesos, ya sean de nuestra vida laboral y/o personal.

Temerle a la tecnología solo llevará al aislamiento de un mundo de nuevas posibilidades. El ser humano tiende a adaptarse por naturaleza, entonces ¿Por qué seguir haciendo tus facturas en papel?

Leave a Reply